jueves, 10 de julio de 2014

La Verdad sobre las Semillas de Cannabis Feminizadas

    Las plantas eligen de que sexo quieren ser. Son organismos sorprendentes con una capacidad de adaptación a su entorno que fácilmente nos sorprenderá si profundizamos un poco. Existen muchos mecanismos moleculares mediante los cuales algunas plantas "cambian" su sexo de un modo dinámico adaptándose a las circunstancias que las rodean. En este post me gustaría enseñaros el mecanismo mediante el cual los cultivadores de cannabis obtienen plantas con una alta probabilidad de desarrollar flores femeninas, que son las que normalmente se utilizan con fines lúdicos y terapéuticos.

    Resulta que las plantas han desarrollado estrategias reproductivas en las que una misma flor puede tener los dos sexos, o solamente uno, dependiendo de la especie. Las plantas de cáñamo son dioicas, o lo que es lo mismo, presentan sexos diferenciados en distintas plantas o individuos. Esto significa que necesitamos dos ejemplares (un macho y una hembra) para llevar a cabo la reproducción sexual ya que necesitamos el polen de las flores masculinas para fecundar el pistilo de la hembra. Esto no es del todo cierto, ya que en las plantas del género cannabis a veces se producen hermafroditismos, y una misma planta puede presentar flores de ambos sexos. Esto suele ocurrir en situaciones de estrés, y las plantas parecen adaptarse siempre a su entorno para favorecer la reproducción. En la foto de abajo se pueden diferenciar flores macho y hembra en un mismo ejemplar. Un claro caso de hermafroditismo.

image

    Estas plantas tienen un sistema de herencia sexual XY como el que se muestra en la figura abajo, muy parecido al de los humanos (Realmente es algo más complejo ya que pueden existir de un modo natural individuos triploides y tetraploides, pero no viene al caso).

image

    Las probabilidades matemáticas (según las leyes de la herencia genética de Mendel) de ser macho o hembra son, en principio y si no pensamos en ejemplos extraños, del 50%. Sin embargo cualquier cultivador sabe que si plantamos muchas plantas de cannabis juntas es muy probable que la mayoría sean hembras pero siempre surja un macho. Las plantas tienen mecanismos hormonales sorprendentes para detectar la densidad de población local y así optimizar las proporciones de ambos sexos. Esta capacidad para adaptarse a diferentes situaciones tiene un claro significado biológico, ya que en condiciones pobres de nutrientes o situaciones adversas para la supervivencia, es lógico pensar que exista un interés en la población en desarrollar machos. La no existencia de un macho (o en su defecto alguna rama macho producto de un hermafroditismo) significa la completa extinción de esa población. Es sencillo explicar por qué la evolución ha premiado esta plasticidad sexual.

    A decir verdad no existe una explicación completa de los mecanismos que relacionan la expresión genética y sus diferentes interacciones con fitohormonas y otras moléculas, pero se conocen algunos mecanismos mediante los cuales la planta puede “intuir” cuál es la mejor proporción hembras:machos que deben desarrollar para sobrevivir. Se sabe que el estrés en general es una variable que se relaciona de un modo directo con el porcentaje de machos en una población (a más estrés, más machos). También se han descrito relaciones entre niveles concretos de hormonas como las gibelerinas o el etileno en este proceso. El etileno es un gas, y es una forma muy importante y conocida de comunicación entre las plantas. Probablemente mediante esta hormona sean capaces de “sentir” la concentración de individuos y tomar decisiones biológicas que afecten a la sexualidad total de la población.

    Los bancos de semillas siempre se han interesado en la producción de semillas feminizadas, ya que  el mayor contenido en sustancias psicoactivas como el THC (tetrahidrocanabinol) o el CBD (canabidiol) está contenido en flores hembras y los cultivadores quieren seguridad a la hora de llevar a cabo sus plantaciones (las flores hembras polinizadas son de nulo interés comercial en el mercado). Para tal fin han aprovechado todo el conocimiento que la ciencia ha aportado en el campo de la botánica molecular para desarrollar químicos que permitan la generación de semillas 100% hembras. Ahora llegamos a la explicación.
image
    Si lo que buscásemos fuera convertir una hembra en un macho, como ya sabemos, el proceso sería muy sencillo: Únicamente tenemos que estresar a la planta y conseguiremos que una hembra (XX) dé lugar a ramas macho espontáneamente (a pesar de no poseer el cromosoma Y). La cuestión es que queremos conseguir hembras y no machos. La forma lógica y perfecta de conseguir semillas 100% hembras sería cruzar una hembra con otra hembra, ya que de ese modo solo estamos poniendo en juego cromosomas X, por lo tanto sería imposible que por mecanismos genéticos obtuviésemos un macho (aunque sí por la vía del estrés). El problema que se nos plantea es que para realizar una fecundación necesitamos tener polen.
Los lectores avispados se habrán dado cuenta de que en realidad sí es posible conseguir producción de polen en una planta XX. Como hemos dicho antes cuando inducimos estados de estrés en una hembra, ésta revierte espontáneamente a macho sin variar su dotación génica. De este modo podremos tener polen XX. Si utilizamos este polen para fecundar otra planta hembra con órganos sexuales femeninos, conseguiremos en efecto una cohorte de semillas que únicamente engendrarán hembras. Usualmente lo que utilizan los bancos de semillas para estresar son productos químicos que provocan un estrés muy alto en las plantas como por ejemplo el tiosulfato de plata.

image
    
    Normalmente la planta que rocían con este tipo de moléculas revierte rápidamente a macho y genera ramas con polen. Lo usual es utilizar el polen de ésta planta químicamente transformada para fecundar flores hembra de una hembra no rociada (de otro modo sería tóxica para el consumo). De éste modo además de conseguir semillas 100% feminizadas podremos realizar a la vez cruces que aumente el vigor de nuestras cosechas, práctica muy habitual en los bancos de semillas comerciales.
Un saludo y seguid siendo concienciudos.

1 comentario:

  1. Mucha información de un tema muy interesante! Me lo apunto!!!

    ResponderEliminar